lunes, noviembre 15, 2004

un café

hubo un momento en que hablabamos todos los días. ya fuese por la computadora o por teléfono en algún momento u otro siempre nos comunicamos. tú con tus problemas y yo con los míos, hablabamos de todo como si fuésemos amigos.

amigos.

por mejores que fuesen mis intenciones, sabes que nunca podré ser un amigo real. al menos no como tú deseabas que lo fuese. ¡que miedo me tenías! de verdad sabes que nunca podré serlo. mi anhelo era tanto que en desespero me marchitaba intentando ser eso que tú querías que yo fuese, un amigo, pero no pude fingir. ni siquiera abiertamente me pudiste ver diferente y yo, encerrado en tu desecho, me fui alejando.

nunca entendí tus señales confusas. me mantenías cerca con maneras convincentes de no rechazar.

quieres que ellos tengan esas cualidades que nunca van a tener, por más que lo intenten se pierden en su vano, en su intento de entenderte y no pueden, en su afán de amainar tu desilusión hacia ellos.

no son yo.

cuando te dije que encontré a alguien te chocó, como si esperaras que estuviese como perro faldero esperando que se cayera un trozo de comida al suelo. fiel y leal amigo. así esperé que cayeran caricias de tus manos.

¿cómo? si no me dejabas verte. eras una voz en el teléfono, unas letras en la pantalla, un recuerdo de un café en la Plaza de Armas.

sin embargo, pasa el tiempo y sigues ahí, jugando a ser amiga. esa que llama de vez en cuando para decirme como le va. yo estoy bien ¿y tú? sigues tu camino como todos y, aunque te conozco tanto, a veces te siento como una extraña.

aún así, siempre recuerdo ese café que una vez tomamos en la Plaza de Armas.

2 comentarios:

Alguién dijo...

Explicarme. Por el ojo de una cerradura observándome mientras le explico este diario. Diciéndole, por ejemplo, que algunos escritos eran sobre momentos, ingenuos intentos de aprehenderlos, de detener los instantes como en una fotografía. Reconocería que otros, en cambio, eran fantasmas. Casi siempre a quien quise y dejó huella. Casi siempre. También habitan por aquí de quien no supe prenderme y quien pasó fugaz como pasan los amores de verano. Y luego, por qué no, mis sueños y mis vanidades, mis mentiras y mis deseos, mis ganas de conocer a los nómadas que pasan por acá, la sorpresa de que cerca habitaban seres de otro tiempo. Pero cómo explicarle, para qué decirle, si su tesoro está lejos y el mío...

AMIGA dijo...

Senti bien profundo ese "lo siento mucho" en la Placita de Santurce. no lo olvide, aunque no lo mencione.
Si.
Miedo.
tomemos otro cafe.
Amigo, extrano volver a hablar contigo como antes, a ver que nos trae el tiempo...

©2014 Hiram Sánchez-Barreto. Según las disposiciones del Convenio de Berna para la protección de las Obras Literarias y Artísticas, las obras se encuentran protegidas sin ninguna formalidad en todos los países parte de este Convenio. Ello significa que la protección internacional del derecho de autor es automática, nace en el momento de la creación de la obra y este principio se aplica a todos los países Parte del Convenio de Berna. Entre estas disposiciones, se contemplan los Derechos de Autor y la Propiedad Intelectual bajo las cuales queda protegida toda la obra publicada en este portal. Los Sueños De Imhotep no reclama la propiedad o derechos sobre las imágenes y otros contenidos alojados en este sitio, salvo que se especifique. Todas las imágenes son copyright de sus respectivos propietarios y creadores.

Creative Commons License
Los Sueños de Imhotep by Hiram Sánchez-Barreto is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Los Sueños de Imhotep por Hiram Sánchez Barreto se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.